DIRECTORIO TELEFÓNICO CENTRAL TELEFÓNICA: 042 531101

Por: Prof. Marco Antonio Saldaña Hidalgo

 

Inicia el mes de setiembre, en algunos casos agosto, y los padres de familia, cuyos hijos están por iniciar su vida escolar en el nivel inicial o continuar la etapa en la primaria o secundaria, comienzan a preocuparse por el lugar o la institución educativa donde matricular a su hijo o hija y así dar cumplimiento al derecho humano fundamental de la educación.

Siguiendo la lógica, las instituciones educativas publican el cronograma de inscripciones para nuevos ingresantes a sus aulas, precisando el número de vacantes disponibles. Pero entiéndase que se trata de un primer paso, inscripción para una vacante. Pues luego viene el sorteo, y en algunos casos, implementan un examen para declarar admisible al estudiante. Aunque esto es propio de las instituciones educativas con mayor demanda.

Esta situación ocurre cada año, entonces se puede ver a muchos padres de familia haciendo largas colas en el frontis de las instituciones educativas, en algunos casos amanecen para lograr ser los primeros y así asegurar una vacante para los estudios de su hijo o hija. Cada año se aprecia una demanda educativa que va en ascenso, pero, ¿realmente hay escasez de instituciones educativas de la Educación Básica Regular (EBR) en Tarapoto?

La respuesta a esta pregunta nos permite revisar las estadísticas de instituciones educativas existentes en el distrito de Tarapoto, obtenida del Ministerio de Educación, Censo Escolar 2016. En la Tabla 1, se puede apreciar que en el distrito de Tarapoto existen 97 instituciones educativas, de los cuales 42 corresponden al nivel inicial, 34 al nivel primario y 21 al nivel secundario. Asimismo, por el tipo de gestión, se puede observar que la mayoría son públicas (62); sin embargo, la gestión privada es también representativa (36%)

Total

97

62

35

Inicial

42

30

12

Primaria

34

20

14

Secundaria

21

12

9

Fuente: Ministerio de Educación. Censo Escolar 2016. Elaboración propia.

Ahora veamos cuál es el comportamiento a nivel de la cobertura, para ello revisamos las matrículas en el año 2016, obtenida del Ministerio de Educación, Censo Escolar 2016. En la Tabla 2, tenemos datos correspondientes al distrito de Tarapoto, donde se observa que hay 22 550 matriculados en EBR, de los cuales, 5 053 en el nivel inicial; 9 938 en primaria y 7 559 en secundaria. Asimismo, por el tipo de gestión, 18 249 están matriculados en colegios públicos y 4 301 en colegios privados.

Total

22 550

18 249

4 301

Inicial

5 053

3 888

1 165

Primaria

9 938

8 172

1 766

Secundaria

7 559

6 189

1 370

Fuente: Ministerio de Educación. Censo Escolar 2016. Elaboración propia.
Si analizamos la correlación existente entre el número de instituciones educativas y la cantidad de escolares matriculados en el período 2016, mediante una sencilla operación matemática se obtiene que, en general, a cada institución educativa le correspondiera 232.5 estudiantes; si esto lo aplicamos por niveles educativos, el promedio de estudiantes por escuela sería: 120.3 alumnos en el nivel inicial; 292.3 en primaria; y 360 en secundaria. Si en cada I.E. funcionan dos secciones por año o grado, entonces los topes máximos serían 20 alumnos por aula en el nivel inicial, 25 alumnos por grado en el nivel primario y 30 alumnos por sección en el nivel secundario.

Pero, ¿qué ocurre en la práctica? En realidad, pocas instituciones educativas concentran la mayor cantidad de alumnos, en el caso del Nivel Inicial, de los 30 jardines de infancia de gestión pública existentes en Tarapoto, siete albergan 1974 niños, lo que representa el 50,76% de la población escolar, en el siguiente orden: I.E.I. N° 326 Divino Niño Jesús (381 niños), I.E.I. N° 303 (349 niños), I.E.I. N° 315 (314 niños), I.E.I. N° 330 (254 niños), I.E.I. N° 168 (235 niños), I.E.I. N° 301 (231 niños) y I.E.I. N° 327 (210 niños ). En el caso del Nivel Primario, de las veinte escuelas públicas que existen en Tarapoto, seis suman 4430 estudiantes, lo que representa el 54,21% de la población escolar; el orden es el siguiente: I.E. Jiménez Pimentel (1066 estudiantes), I.E. Aplicación 0620 (824 estudiantes), I.E. N° 0018 (731 estudiantes), I.E. José Enrique Celis Bardales (654 estudiantes), I.E. José Antonio Ramírez Arévalo – JARA (632 estudiantes) y I.E. Juan Miguel Pérez Rengifo (523 estudiantes). Con respecto al Nivel Secundario, de los doce colegios públicos existentes, sólo tres concentran 3633 estudiantes, lo que representa el 58, 70% de la población estudiantil, estos son: I.E. Santa Rosa (1307 alumnos), I.E. Ofelia Velásquez (1230 alumnos) y I.E. Juan Jiménez Pimentel (1096 alumnos).

Si existen suficientes II.EE en el distrito de Tarapoto ¿a qué se deben las largas colas para conseguir una vacante? Todo padre de familia busca lo mejor para su hijo, quiere darle la mejor oportunidad con el fin de verlo realizado, bien sea por la continuidad de su éxito o la realización de un sueño postergado. En esta tarea, la educación de los hijos entra en primer orden; he ahí una primera explicación, la concentración se da en pocas instituciones educativas al que se considera “buena”; este calificativo por lo general se atribuye a las instituciones que disponen de buena infraestructura, equipamiento educativo (sala de cómputo, conexión a internet, laboratorios de inglés), plana docente y la trayectoria institucional; en algunos casos, juega un papel importante la tradición; es decir, yo estudié en tal o cual colegio, por tanto mi(s) hijo(s) tienen que estudiar ahí.

Lo anterior nos fuerza a formular la siguiente pregunta ¿pocas escuelas en Tarapoto imparten una educación de buena calidad? Si esto es verdad, ¿Qué hacer con las instituciones educativas que no tienen el cliché de “buena”? o ¿hay otros factores? Cualesquiera que fuera la razón, en las siguientes líneas ensayo algunas propuestas.

Una primera sería fortalecer las instituciones educativas públicas que existentes en la ciudad de Tarapoto para garantizar una adecuada provisión del servicio. Esto es, dotarles de buena infraestructura, equipamiento adecuado, capacitación docente y directivos; además, de acompañamiento y monitoreo pedagógico permanente. Tarea de gestión que le corresponde a las autoridades educativas, no sólo mirar a las que tienen relativo éxito, sino a todas.

Segundo, sensibilizar a los padres de familia a priorizar la matrícula de sus hijos en la institución educativa de su comunidad, barrio y/o urbanización, confiar en la calidad del servicio educativo que brindan. Y comprometerse con la mejora continua, participando en los espacios de planificación, concertación y de vigilancia por una educación de calidad.

Tercero, los docentes, liderados por los directores de las II.EE, deben hacer un compromiso por posicionar a su escuela dentro de su ámbito; en convertirlo en líder y aprovechando los diferentes concurso como “buenas prácticas docentes”, “el maestro que deja huellas” o los promovidos por el FONDEP implementar innovaciones educativas y pedagógicas, sobre la base de la investigación acción-participante, implementar propuestas para generar cambios que se traducen en mejores logros en los aprendizajes de los estudiantes.

Cuarto, en el marco del enfoque territorial y la articulación intersectorial e intergubernamental, los gobiernos locales, como promotores del desarrollo local, deben liderar el cambio educativo, generando condiciones favorables para una educación de calidad.

Si fortalecemos el servicio que brindan las escuelas del distrito de Tarapoto, entonces, habría escuelas suficientes y de buena calidad para cada niño, niña y/o adolescente, y padres comprometidos con acompañar a sus hijos en el proceso educativo, sin necesidad de colas y amanecidas.

Descargar

Por: Hna. Mg. Yta Paredes Ushiñahua

Es importante reconocer el papel fundamental que tuvo Jesús en el proceso educativo de su época. Su claridad para moverse entre los paradigmas hermenéutico y crítico- social le dan la imagen de un educador y pedagogo donde su acción y práctica es para generar cambios personales y sociales.

Descargar

 bessy

Por: Hna. Mg. Yta Paredes Ushiñahua

El presente artículo tiene como propósito reconocer el papel fundamental del maestro formador como protagonista del quehacer pedagógico en el aula. Su quehacer se desarrolla en un marco institucional lo que genera múltiples relaciones a través del encuentro y la confrontación que se desarrolla siempre en un tiempo y un lugar determinado que va más allá del salón de clases.

A través de su práctica en el aula se configura la relación enseñanza-aprendizaje que le permiten al maestro formador mostrarse en lo que es y dejar ver al otro, exigiéndole dar lo mejor de sí mismo y consolidando de esta manera como la síntesis de la teoría y la experiencia en el aula.

Este artículo fue presentado en el año 2002 en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, como parte de mi formación en la Maestría y hoy año 2016, enriquecida desde la cotidianidad de mi práctica en lo que supone acompañar a los maestros formadores de futuros profesionales de la educación, brinda aportes significativos en la construcción de nuevos saberes ideológicos y culturales.

Descargar

 bessy

Por: Hna. Mg. Yta Paredes Ushiñahua

Jesús en el desarrollo de su proyecto educativo, recurre a múltiples recursos y estrategias metodológicas de gran valía. Concibe al hombre y a la mujer en su entorno natural, familia, clase social, y nacionalidad, contexto que en la educación en este momento, es tenido en cuenta como decisorio en la potenciación de procesos de aprendizaje y de formación valoral. Su pedagogía fue el valor absoluto de la persona, a través del amor y la praxis continua de lo que vivía y enseñaba. Y todo este saber Jesús lo aprendió en la escuela del hogar de Nazaret, la sinagoga, la escuela de la vida, ser discípulo del Padre.

Para la cual es necesario hacer uso de los medios y recursos que hay en la vida cotidiana, propios de Jesús el Maestro.

En la actualidad nos encontramos con procedimientos claros y sencillos para aplicar la pedagogía de Jesús en el aula: Lo primero que debe hacerse es tomar en cuenta el contexto social y la experiencia de vida, porque el buen maestro debe conocer el contexto particular de sus estudiantes.

Descargar

 bessy

Por: Lic. Fabricio Díaz del Águila

El desarrollo de la investigación tuvo como propósito conocer la relación existente entre la autoeficacia percibida y la calidad del desempeño docente en instituciones educativas de la Amazonía del Perú. El enfoque de la investigación es cuantitativo basado en el diseño descriptivo-correlacional. La muestra estuvo conformada por 72 personas de las instituciones educativas de los distritos de Morales y Tarapoto, en la región de San Martín – Perú. Para el trabajo de campo, en la recolección de datos se usaron encuestas. La principal conclusión a la que se llega fue una relación débil, pero significativa entre la autoeficacia percibida y la calidad del desempeño docente en instituciones educativas de los distritos de Morales y Tarapoto, 2015.

Descargar

fabricio

ENLACES DE INTERÉS